La hipoglucemia y el vegetarianismo

trastornos-niveles-azucar-sangre-vegetarianismo

Cuando era vegana (y después vegetariana), experimentaba períodos de alta energía inmediatamente seguidas por momentos en que sentía totalmente agotada.  Es lo que llaman la montaña rusa del nivel de azúcar en la sangre.  De hecho, por tener estas síntomas, me hicieron una prueba de tolerancia a glucosa (el tipo de prueba en que te hacen un análisis de sangre para establecer tu nivel normal de glucosa, luego te dan una bebida azucarada, y después te hacen otros tres análisis de sangre en intervalos de una hora para ver como sigue reaccionando tu cuerpo al azúcar).

En un momento del análisis, mi nivel de azúcar bajó a 2.2 mmol/L (40 para los que están en EEUU), lo cual es un ¡nivel peligrosamente bajo!  Después de completar la prueba, me diagnosticaron con hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en la sangre). 

Lo increíble es que cuándo mi nivel sanguíneo de azúcar bajó hasta 2.2, me sentía mareada, fatigada, e irritable, PERO para mí sentir así era normal; es que muchas veces al día, en cada bajada de la montaña rusa, me sentía igual, sin darme cuenta de que A) NO era normal sentir así y B) ¡Era totalmente evitable! Había olvidado de cómo era sentirme realmente bien, con energía consistente.  

Estaba muy desconectada de mi cuerpo y de sus necesidades enérgicas.

Mi montaña rusa de glucosa quizás sea un poco más extrema que la tuya.  Sin embargo, la mayoría de la población moderna sufre de algún trastorno en el nivel de azúcar en la sangre, con un gran % que padece de la hipoglucemia. Cuando estás dentro de esta montaña rusa, hay momentos de subidas en que te sientes como pudieras correr un maratón y bajadas en que te hace difícil levantarte de la cama, todos durante el mismo día, y a veces en la misma hora.

Vivir así no es vivir.

Bajo circunstancias normales, las exigencias de la vida son más o menos consistentes.  Entonces, claro que quisiéramos mantener nuestros niveles de energía también consistentes a lo largo del día, capaces de enfrentar a los retos diarios de la vida con energía, enfoque, y claridad.  No lo podemos hacer si es que estamos subiendo y bajando todo el día, un momento lleno de vida y otro sin una chispa de energía. 

La montaña rusa del bajo nivel de glucosa en la sangre 

  • Aunque sufrimos de la hipoglucemia, estam@s obligad@s de seguir con nuestras vidas aun cuando nos encontramos dentro de la extrema bajada de la montaña rusa.
  • Lo peor es cuando llegamos hasta lo más bajo, buscamos un estimulante como el café o el azúcar (a veces disfrazado como un carbohidrato “saludable”), para poder elevar temporalmente nuestro nivel de azúcar en la sangre y por ende, nuestro nivel de energía.
  • Después de un ratito con mucha energía, la subida empieza a bajar, aún más agresivamente, y el ciclo empieza de nuevo.  Eso es la montaña rusa de la glucosa, el peor tipo de montaña rusa porque ¡no tiene fin!

Bueno, es que sí puede tener fin.  Romper este ciclo vicioso de subir y bajar requiere una transformación total del organismo; mente, cuerpo, y espíritu tienen que estar a bordo en el viaje hacia la sanación, en este caso en el equilibrio de la glucosa para un nivel más consistente de energía y salud. 

Si crees que padeces de la hipolucemia, aquí hay unas preguntas que debes considerar…. 

  1.  ¿Eres vegetarian@?
  2.  ¿Recibes un alto % de tus calorías de los carbohidratos? 
  3.  ¿Usas frecuentemente los estimulantes como el café o el té para despertarte en la mañana o para darte energía en la tarde? 
  4.  ¿Te sientes mejor, con más energía, después de comer o merendar? 
  5.  ¿Si tienes energía después de comer y si sí, cuánto tiempo te dura esta energía antes de que tengas que comer otra vez? 
  6.  ¿Puedes saltar o demorar las comidas sin sentirte ansios@, maread@, o irritable? 
  7.  ¿Comes mucha fruta?
  8. ¿Andas todo el día picando (snacking). Si sí es por necesidad (ve pregunta 6)? 
  9.  ¿Comes una dieta baja en grasa? 

Ahora vamos a examinar cada pregunta y respuesta en detalle…. 

  1.  ¿Eres vegetarian@?

La mayoría de los vegetarianos que conozco, o con quien he trabajado como terapeuta nutricional, padecen de un cierto nivel de hipoglucemia. ¿Por qué?  Por su dependencia de los carbohidratos como su fuente principal de combustible para el cuerpo.    

  1.  ¿Recibes un alto % de tu calorías de los carbohidratos? 

Una dieta vegetariana ES una dieta alta en carbohidratos.  Esto no se puede discutir.  Lo ideal es que los vegetarianos también incluyen lácteos frescos y huevos de corral para complementar la nutrición de las plantas, para que coman más proteína y grasa (y no puros carbohidratos).  Aunque no eres vegetarian@, puede ser que comas demasiado carbohidrato y que de estos carbohidratos son la mayoría procesados.  Demasiado carbohidrato (especialmente del tipo procesado), te pone dentro de la montaña rusa porque tu cuerpo se convierte casi totalmente dependiente de la glucosa (el azúcar) para sus necesidades enérgicas.  Con un alto consumo de carbohidratos, tu cuerpo llega a ser MENOS eficiente en quemar la grasa (tanto en los alimentos como en la grasa corporal) para combustible. 

  1.  ¿Usas frecuentemente los estimulantes como el café o té para despertarte en la mañana o para darte energía en la tarde? 

Levantarte aletargad@ en la mañana puede ser un signo de una variedad de problemas, no sólo los trastornos del nivel de azúcar en la sangre.  La dependencia del café es un signo muy importante que algo en tu dieta tiene que cambiar.  Significa que debes mirar bien a la calidad y la cantidad de tu consumo de carbohidratos.  Alimentar a tu cuerpo con grasas de alta calidad es un pasito en el camino hacia la sanación de tu dependencia a los estimulantes.  

  1. ¿Te sientes mejor, con más energía, después de comer o merendar? 

Si te sientes una diferencia muy notable en tu energía y vigilancia mental entre el antes y el después de la comida, puede significar que el nivel de azúcar en la sangre bajó a un estado hipoglucémico antes de la comida. Alguien sin trastornos del nivel de azúcar en la sangre, probablemente se notará un leve aumento en energía y hartura después de comer, pero ese cambio no sería tan drástico a menos que estuviera en un estado de extrema baja de glucosa en la sangre antes.

  1.  ¿Si tienes energía después de comer, cuánto tiempo te dura esta energía antes de que tengas que comer otra vez?  

Si tienes que comer cada dos horas para poder mantenerte despiert@, es otra señal de la montaña rusa de dependencia en la glucosa.  No se debe tener que comer tan frecuentemente para regular el nivel de azúcar en la sangre.  Un cuerpo sano puede utilizar adecuadamente sus reservas de glucógeno (glucosa) y de grasa para mantener su nivel de azúcar en la sangre cuando se ayuna entre las comidas.

  1.  ¿Puedes demorar o saltar la comida sin sentirte ansioso o irritable?

Para una persona con hipoglucemia sería difícil saltar una comida porque el nivel de azúcar en la sangre bajaría a un punto extremo, tanto que la persona no podría funcionar bien.  Por eso se promueve mucho, como una moda de nutrición, la recomendación de que la gente coma cinco comidas pequeñas durante el día.  ¡Pero no debe ser así siempre!  Una vez que te sanes tu trastorno de glucosa, debes poder funcionar durante períodos más largos sin comer.  Es una cosa muy moderna que tenemos alimento disponible las 24 horas al día.  Nuestros cuerpos (con nuestro ADN milenario) están diseñados para funcionar bien sin estar comiendo durante todo el día.  Fuimos diseñados para AYUNAR. Fuimos diseñados para quemar la GRASA.

  1. ¿Comes mucha fruta? 

¡La Naturaleza hizo que la fruta era difícil de conseguir a propósito!  O estaba escondida en una colmena o floreciendo en el matorral en los pocos meses en que hacía calor y sol.  Ahora, puedes comprar todo tipo de fruta durante todo el año, incluso durante el frío y la escasez del invierno.  La fruta te dará un arranque rápido de energía pero mayormente sin la satisfacción duradera (la excepción son las frutas con grasa como la lúcuma o el acaí).  Si comes una fruta bien dulce, es muy probable que en treinta minutos tendrás que coger otra merienda para poder seguir satisfaciéndote y tus necesidades enérgicas.  La segunda merienda será algo también alto en carbohidratos y otra vez el siguiente aumento rápido de glucosa en la sangre será seguido por una bajada extrema. Si es que necesitas una merienda, la fruta generalmente no es la mejor opción.  Busca algo con más proteína y grasa que te puede mantener satisfech@ y enérgic@ por más tiempo. 

  1.  ¿Andas todos el día picando?

Como mencionamos antes, una necesidad obsesiva de merendar puede señalar que tu cuerpo no es capaz de mantener su nivel de azúcar en la sangre y en lugar de regularse por sí mismo, se depende de un constante consumo de carbohidratos para mantener su función durante el día.  El hombre paleolítico no caminaba todo el día con barritas enérgicas.  Recuerda que el cuerpo está diseñado a pasar por tiempos de ayuno (cortitos y más largos). 

  1.  ¿Comes una dieta baja en grasa?  

Si comes demasiado carbohidrato sin comer suficiente grasa de buena calidad, entonces pierdes tu habilidad de ser un buen quemador de grasa.  ¿Sabías que es más eficiente para el cuerpo quemar grasa que azúcar (glucosa) para usar como combustible?  La grasa también te satisface por más tiempo, lo cual significa que no tendrás que pasar todo el día pastoreando (¡no eres una vaca!).  Quemar la grasa eficientemente te ayudará a mantener un equilibrio del nivel de azúcar en la sangre (y por ende energía constante y consistente) durante todo el día.  

Entonces, ahora, ¿Qué es lo que hacemos con este conocimiento?

¡Soluciones por favor! 

COME MÁS GRASA!  Una de las soluciones más rápidas y más fáciles de escapar las subidas y bajadas enérgicas de la hipoglucemia es ¡COMER MÁS GRASA!  OJO:  Si comes más grasa y todavía comes grandes cantidades de carbohidratos, claro que sí engordarás.  

  • Sin embargo, si comes más grasas de alta calidad y a la vez reduces la cantidad de carbohidratos en tu dieta (especialmente los procesados), entonces es muy probable que bajes de peso o mantengas tu peso ideal, Y también que evites las subidas y bajadas de esta montaña rusa hipo/hiper glucemia de la que hemos estado hablando. 

Lee mi post “Come grasa, pierde grasa” para aprender más sobre el metabolismo de grasa y carbohidratoss y que es lo que tienen que ver con bajar de peso.  Recuerda, aquí en YSP creemos que ¡la grasa es amiga y no enemiga!

Salud para todos,

Katita