caldo-huesos-casero

El caldo de huesos – una supercomida

El caldo de huesos es una supercomida con un montón de beneficios asombrosos.  El caldo de gallina en particular tiene un sabor un poco más ligerito que los otros tipos caldos, lo cual lo distingue como una excelente base para sopas como esta Sopa de Zanahoria con Leche de Coco.

El caldo casero es muy fácil y económico a hacer.  Me gusta el caldo tanto por su poder curativo como por su función de reciclaje en la cocina.  Todos los trocitos de verduras que no usas para las ensaladas y también las que se están marchitando escondidas en la nevera, las puedes meter en el caldo.

Esas verduras ya pasadas sirven para aumentar tanto el valor mineral como el sabor del caldo.  No queda ninguna duda.  Si quieres disfrutar de un sistema digestivo óptimo, entonces el caldo tiene que salir en tu menú.

Lo que necesitas para hacer el caldo de huesos (ingredientes)

  • Huesos de un pollo entero.  *Puedes utilizar los huesos de un pollo ya cocido O puedes pedir al carcinero que te de medio kilo de huesos.  USA LAS PATAS DE LA GALLINA PARA HACER UN CALDO MUY GELATINOSO Y NUTRITIVO. 
  • Una cucharada sopera de vinagre de manzana
  • Alrededor de tres litros de agua filtrada (suficiente para cubrir todos los huesos en la olla)
  • Sal (una sal natural como la marina o la sal rosada)
  • Verduras (las sobras/restos que no usas cuando cocinas pero que no quieres desperdiciar)
  • Crockpot (cocina lenta) O una olla grande

Crockpot (cocina lenta) vs. Olla – ¿Qué es mejor para hacer los caldos?

Hay MUCHAS recetas ahora en internet sobre cómo hacer el mejor caldo de huesos.  Algunas recetas dicen que el mejor caldo se hace en ollas normales sobre la estufa.  Otros aseguran que el mejor caldo se hace en el crockpot (cocina lenta) en el cual puedes dejar el caldo cocinando todo el día a fuego lento.  (NOTITA: Sé que en algunos países no se usa tanto el crockpot como en EEUU.  Sí no sabes lo que es to doy un link de Amazon para que lo veas. Míralo aquí.) Sí tuviera que elegir entre las dos opciones, sin dudo escojo el crockpot.  Ahora te explico por qué.

Con el crockpot ajustado a “low” (bajo), puedo salir de casa TODO el día con el caldo cocinando; el crockpot está diseñado para dejarlo encendido todo el día incluso cuando uno no esté en casa.  No me tengo que preocupar en apagar y reencender la estufa cada vez que voy y vengo de mi casita.  Si trabajas fuera de casa, te puede servir no sólo con los caldos sino también con los guisos, el pollo, entre muchas otras recetas.  Lo bueno de la cocina lenta es que el caldo puede ser parte de tu dieta incluso cuando no tienes mucho tiempo para cocinar.

El caldo de huesos (de pollo) – paso a paso

  1. Parte en dos los huesos de pollo (los que puedes).
  2. Pon todos los huesos y sobres, como la piel, el cartílago, y las patas, en la olla.
  3. Cubre los huesos con agua fresquita.
  4. Agrega el vinagre de manzana al agua y deja que todo se repose durante unos 20 a 30 minutos.  La acidez del vinagre ayuda sacar los minerales de los huesos.
  5. Si usas una olla normal, ponla en la estufa sobre fuego medio hasta que todo se hierva.
  6. aja el fuego al fuego lento, dejando que el caldo cocine durante dos horas. 
  7. Si utilizas un crockpot (cocina lenta), pon la temperatura a “low”(baja), tapa el crockpot, y deja que el caldo cocine de 2 a 12 horas.
  8. Durante el día, puedes agregarle más agua a la olla, especialmente si lo estás cocinando por más tiempo y te das cuenta que está bajando rápido el nivel de agua.
  9. Una hora más o menos antes de que termines cocinando el caldo, agrégalo las sobras de verduras y la sal.  La adición de las verduras enriquece el sabor y el contenido mineral del caldo. 
  10. Después de las 2 – 12 horas de cocción, cuela el caldo de los huesos y las verduras, y ¡voila!  Guárdalo en tarros para la nevera (si lo vas a tomar dentro de una semana) o en el congelador para usar más tarde como bebida o base en salsas y sopitas ricas.

El caldo de huesos es un alimento indispensable para la restauración de la salud intestinal.  

¿Te gusta el caldo?  ¿Te ha ayudado mejorar la digestión?  Cuéntamelo en los comentarios abajo.

Salud para todos,

Katita

¿Te gusta la receta?  ¿La quieres probar en casa?  Guarda la receta en Pinterest.

caldo-huesos-gallina