12 maneras para mejorar tu digestión AHORA

digestion

12 Maneras de mejorar la digestión AHORA (suena bien……!)

Todos queremos una digestión óptima.  La vida es simplemente mejor cuando el sistema digestivo funciona bien.  En mi trabajo como nutricionista, es asombroso encontrarme con tantas personas que padecen de problemas digestivos; cada vez son más.  Sé que hay MUCHA gente que puede beneficiar de unos consejos simples sobre cómo mejorar el proceso digestivo.  Esta lista es mi intento de compartir unas herramientas útiles que te pueden ayudar inmediatamente para sentir mejor en el centro de tu ser, tu tripita. Listo…….VAMOS! 


12 MANERAS DE MEJORAR TU DIGESTIÓN AHORA

12)  Practica el comer con consciencia (mindfulness). 

Hay que mantener la calma cuando uno come.  Si uno se siente ansios@ cuando come, entonces está comiendo su ansiedad.  Mejor esperar hasta que el sentimiento de ansiedad se vaya o por lo menos que baje un poco.

Cuando comes tranquilamente, tu sistema nervioso se quedará en modo parasimpático, lo cual quiere decir que tu sistema digestivo será mejor equipado para descomponer los nutrientes en los alimentos que comes y para luego asimilarlos bien.  Ponte la meta de que cuando comes SÓLO comes, o sea debes estar sentad@ sin televisión, sin teléfono, sin revista, ni computadora.  Cuando comes, SOLO comes. Mantén tu atención y gratitud en los alimentos que la Pachamama te ha dado.

11)  Mastica, mastica, mastica.

Este consejo tiene que ver con el primer consejito del que hablamos, el comer con consciencia.  Es sumamente importante que mastiques bien los alimentos.  La boca es el primer lugar dónde ocurre la digestión mecánica; masticando bien los alimentos ayuda a que se descompongan suficientemente para poder aliviar un poco el resto del sistema digestivo en su trabajo.

La boca también es un lugar de digestión química.

Las glándulas salivosas secretan la enzima amilasa, específicamente para la digestión y la descomposición de los carbohidratos.  Sin masticar bien la comida, los carbohidratos llegarán a los intestinos no bien descompuestos y empiezan a fermentar allí.  La fermentación de los carbohidratos resulta en síntomas como gas y hinchazón, los 2 son incómodos y insanos, señales que tu digestión no funciona de manera óptima.

10)  Deja de tomar líquidos cuando comes, especialmente los líquidos fríos.

Tomando líquidos mientras tu comes, tiene un efecto de dilución en tus jugos gástricos; estos jugos están compuestos de ácido clorhídrico (en el estómago) y de enzimas (en los intestinos) y son necesarios para el buen funcionamiento del sistema digestivo.  En general, se recomienda dejar de tomar líquidos más o menos 30 minutos antes de comer.

Sin embargo, si tienes mucha sed durante la comida, está bien tomar un poco de agua pero que esté a temperatura ambiente y no helada. Espera alrededor de 30 minutos después de terminar de comer para tomar más agua.  Este paso es super básico y super importante para mejorar la digestión.

En los EEUU, tenemos la mala costumbre de tomar gigantescos vasos de tés, gaseosas, y agua heladas con las comida.  Cuando voy a un restaurante y no pido una bebida fría con mi plato o si rehúso el agua helada que siempre te ponen en la mesa, la gente me mira con mucha curiosidad.  Está bien!  Únete conmigo; que te den la mirada extraña también!  Es mucho mejor para el estómago, la tripa, y todo el sistema digestivo tomar menos líquidos alrededor de la hora de comer y nunca tomarlos fríos. 

9)  Bebe MÁS agua ENTRE las comidas. 

El agua es el nutriente mas abundante en tu cuerpo.  Todas las funciones corporales son dependientes del agua.

Una de esas funciones es la peristalsis, el movimiento ondulado del aparato digestivo que mueve el alimento que estás digiriendo desde la entrada hasta la salida de tu cuerpo.  Tomando una cantidad suficiente de agua entre las comidas, asegura que tu cuerpo se mantiene hidratado y que el ritmo del la peristalsis continúa bien.  Acuérdate no tomar mucho líquido durante la comida, especialmente lo frío.

8) Toma un probiótico de alta calidad. 

Lamentablemente la mayoría de las personas en nuestra cultura moderna tiene un microbioma (el ecosistema bacterial dentro y sobre del cuerpo) muy desequilibrado.  Entonces para mucha gente el tomo de un buen probiótico puede ser una herramienta importante.  No es algo que tienes que tomar para siempre, sin embargo, mientras que estés sanando CUALQUIER parte de tu cuerpo, es muy probable que vayas a necesitar un probiótico potente que acelerará el proceso de sanación, incluso si lo que estás curando, no parece tener nada que ver con la digestión.  Como dijo Hipócrates hace mucho tiempo, «Toda enfermedad empieza en el intestino.»

Toma el probiótico (muchos vienen en forma de cápsula) en la mañana Y/O antes de acostarte en la noche (la severidad de los síntomas dictará la dosis del probiótico que tomas; chequea con tu médic@ o tu nutricionista para encontrar la dosis apropiada para ti).

Es mejor tomar los probióticos lejos de las comidas para que el estómago no tenga tanto ácido (secreta mas ácido cuando comemos para digerir los alimentos).  Entonces, tomarlo con el estómago vacío, habrá más probabilidad de que la buena bacteria en el probiótico llegue a tus intestinos para incorporarse al ecosistema bacterial que ya tienes y transformar ese ecosistema en uno más sano.

7)  Para el estreñimiento, bebe el Triphala (hierbas Aryuvédicas) por la noche.

Dicen que el Aryuveda es la ciencia hermana del yoga.  Es un sistema de medicina que ha sido utilizado por 1000s de años en la prevención y el tratamiento de las enfermedades.  El Triphala es una mezcla de 3 hierbas Aryuvédicas que fácilmente puedes comprar en internet (prefiero comprar de la compañía Mountain Rose Herbs).

La hierba es muy efectiva para tratar el estreñimiento.  Sin embargo no es simplemente algo que te ayuda ir al baño. A diferencia de otros tratamientos para el estreñimiento, el Triphala es una hierba que no crea adicción (no siempre la necesitarás para poder ir al baño).  La mezcla de hierbas, que forma parte del Triphala, ayuda a estimular el sistema digestivo para que todo siga fluyendo bien.  También limpia tus órganos internos y puede curar problemas de la tez causados por un sistema digestivo estancado. 

6)  Toma un suplemento de enzimas digestivas justo antes (o justo después) de comer, especialmente si sabes que va a ser una comida pesada.  

Ambos el páncreas y el intestino delgado, producen y secretan enzimas digestivas que te ayudan a descomponer la grasa, el carbohidrato, y la proteína que comes.

Si estos 2 órganos no te funcionan bien (lo cual pasa si el cuerpo está estresado, no descansado, tóxico, y desnutrido), entonces es muy útil tomar las enzimas digestivas justo antes o justo después de comer. 

También es importante asegurarte de que estás comiendo algo crudo y/o fermentado con cada comida para reforzar el poder enzimático que tienen estos alimentos «vivos.»  Son vivos porque no se los cocinan; el fuego de cocinar mata a las enzimas.

 5)  Deja de comer TODOS los cereales por una temporada. 

Los cereales tienen un efecto inflamatorio en el cuerpo.

La gente que NO está experimentando ningún problema de salud, quizás pueda estar bien consumiendo los cereales. Sin embargo, los cereales que se consume deben ser preparados apropiadamente (remojados y/o fermentados) para asistir al cuerpo en la digestión y la asimilación de los nutrientes contenidos en el cereal.  

Lamentablemente, la mayoría de nosotros no nos caemos dentro del grupo sin problemas de salud; estamos constantemente en el proceso de curación ya que sanar la raíz del problema, y no solamente tratar los síntomas, suele tomar varios años.  Entonces para los que están en proceso de sanación, los cereales no son la mejor opción.  Hay otra gente con enfermedades autoinmunes que debe evitar los cereales a largo plazo o incluso toda la vida y que con sólo esta eliminación alimentaria disfrutan del alivio total de sus síntomas.

4)  Si puedes tomar los lácteos, tómalos en su forma cruda.

Los lácteos crudos son alimentos curativos. 

La leche pasteurizada es un alimento «muerto» ya que al calentar la leche se mata a las enzimas que te ayudan a digerir este alimento poderoso.  Por eso hay gente que se cree intolerante a la lactosa PERO al tomar los lácteos crudos (vivos) no tienen ningún problema además de que la leche les puede ayudar en su proceso de sanación.  Lo ideal sería tomar la leche cruda Y fermentada (tipo kefir, yogur, etc.)

Claro que para tomar la leche cruda hay que buscar granjas pequeñas que sepan manejar bien este tema, entendiendo la extrema importancia de la higiene cuando se está tratando de los alimentos vivos.  Obviamente no se puede tomar la leche cruda que viene de granjas industriales porque los animales están enfermos, pasando toda sus vidas dentro sin una dieta adecuada.  Chequea la página del web, www.realmilk.com para buscar mas información sobre la lecha cruda y sobre las cualidades que deben tener las granjas si es que les vas a comprar sus productos de lácteos crudos.

3)  Aprende el arte de la fermentación. 

Antes de que los humanos tuvieron el lujo de la refrigeración, tuvimos que fermentar nuestros alimentos.  Al fermentar la comida y la bebida no solamente hicimos posible la conservación del alimento fresco, sino también fue una manera natural y sano de aumentar la calidad probiótica de lo que comíamos. 

Las comidas y las bebidas como el chuchrut, el kefir, el yogur, el queso, el vino, y el pan de masa madre son unos pocos ejemplos de los muchos productos que se puede producir a través de la fermentación.  La fermentación es un proceso fascinante en el que trabajamos en armonía con los miles de millones de microbios que hay en nuestro ambiente y en nuestro cuerpo.

Si quieres mas información sobre este arte de fermentar, te recomiendo el libro del famoso Sandor Katz, Wild Fermentation.

Ahora, que no estoy tomando cápsulas probióticas, trato de comer o tomar algo fermentado con cada comida.

2)  Utiliza el poder del jengibre.

El jengibre es una raíz que sirve no sólo como un especia sino también como una medicina anti-inflamatoria.  Si estás experimentando hinchazón, nausea, o otro tipo de aflicción digestiva, una taza de té de jengibre (con un poquito de miel cruda) te puede ayudar un montón en bajar la inflamación.  El té de jengibre también se lo puede tomar más o menos 30 minutos antes de comer para estimular el apetito y la secreción de los jugos gástricos.

1)  Toma tu caldo de huesos CADA día. 

Podría escribir cientos de posts sobre la importancia del caldo de huesos para la salud en general, sin dejar de mencionar la salud digestiva.  La toma del caldo de huesos es una tradición milenaria de innumerables grupos indígenas alrededor del mundo.  En la sociedad moderna, comemos más que todo la carne muscular de los animales.  Al contrario, la gente indígena por miles de años entendía que hay que utilizar el animal ENTERO no solamente para no desperdiciar el alimento sino también porque así se consume un perfil nutricional COMPLETO, ya que hay nutrientes y aminoácidos en los huesos y los órganos que no hay en los músculos de los animales.

Para hacer el caldo, se combina los huesos, el agua, los vegetales (como cebolla, apio, ajo, etc.) y una sal buena y se cocina todo esto por unas horas (hasta 72 horas si estás cocinando con los huesos del res y quieres un caldo muy denso en nutrientes).  

A mi me gusta utilizar el «crockpot» para poder dejar el caldo cocinando cuando no estoy en casa, pero también se puede utilizar cualquier olla en la estufa y dejar el fuego bien bajito.

La gelatina que se extrae del hueso (más gelatina sacada cuánto más tiempo se cocina), alivia al tracto digestivo y es absolutamente necesaria si estás curándote del «leaky gut» (permeabilidad de las paredes intestinales).  Con algunos lotes de caldo, al guardarlos en la nevera, se coagula, formando un gel. Este gel es una buena señal de que el caldo contiene mucha gelatina y poder curativo para el aparato digestivo.


Espero que estos consejos te hayan ayudado!!  Disfrutar de una salud digestiva óptima es la base para un organismo sano y vibrante.

Salud para todos,

Katita